domingo, 16 de noviembre de 2008

Una batalla más…y algo muy distinto. Segunda parte.

Cuando dicen que no es hasta que has probado lo prohibido que valoras realmente la magnitud de lo permitido, no es porque sí. Cuando jugué la primera partida con Pere, hace ya unos meses y precisamente contra su Juana de Arco, él concluyó que el nuevo sistema de penalización de PIPs para los irregulares, comparado con DBM, los hacía injugables.

Yo le comenté que no es justo cualificar un sistema de juego completo después de una única partida, pero él insistió en que habría que facilitar a los irregulares más posibilidades de maniobra para hacerlos jugables. Después de mucho tiempo, finalmente se presentó ante mí con una propuesta de cosecha propia que quería probar conmigo. Ante mí, se hallaba el documento que abría las puertas de par en par hacia la herejía, el anatema, la heterodoxia…o aún peor, el sincretismo.

El título era más que descriptivo: alternativa DBMM. Pere considera que el juego en sí está bien. Tan sólo falla en la escasez de PIPs para los irregulares. En ningún momento, según sus palabras, quiere alterar el espíritu del reglamento. Para no explicar la totalidad de su propuesta, tan sólo diré que desea incluir un PIP gratuito para todos los grupos que se hallen a 240 p de su general (480 p si son sólo de LH). Ello permitiría evitar los turnos en los que un único PIP disponible pueden echar al traste toda un plan de batalla.

El objetivo final de Pere es más que loable. Considera que hay que intentar dar flexibilidad al juego para permitir que a aquellas personas que lo han probado, y no les ha gustado, puedan volver al redil. Piensa, y en esto estoy de acuerdo con él, que FoG ha acertado el sistema de descripción de maniobras para “irregulares” mejor que el actual DBMM, motivo por el cual, la gente considera que es más fácil. Si la propuesta cuaja, desea presentarla a la comunidad internacional para que se abra un debate al respecto. Es su personal operación “Salvemos DBMM”.

La partida que jugué con él descrita en la crónica anterior usó su alternativa. Debo decir que su propuesta sólo afectó al inicio de la batalla, el de las grandes maniobras de aproximación. No afectó al desarrollo del combate cuerpo a cuerpo posterior. Ambos nos emplazamos para otros ensayos posteriores con algunas modificaciones adicionales.

Por el momento no me pronunciaré en público. Debo reflexionar sobre todo ello.

Cuando acabamos, pasé por la mesa de la partida entre Juanjo y Ricardo. Una lucha de poder a poder entre dos ejércitos de Caballeros y Arqueros (X). Muy interesante. Helos aquí, ajenos ante lo que había sido mi reciente periplo por el lado oscuro.

Ante la ingenuidad de sus miradas, no pude evitar un escalofrío de remordimiento. ¿Será que mi fe no es inquebrantable?

5 comentarios:

Nameless dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nameless dijo...

Realmente una propuesta muy interesante: ¡Salvemos DBMM! ;OP
Estoy totalmente de acuerdo con la propuesta, es más representa mucho mejor la realidad. Normalmente,era más fácil dar ordenes a las tropas cercanas que a las lejanas. De esta manera, queda perfectamente representada esta situación histórica. Por lo tanto, me sumo al carro de Pere siempre y cuando el +1 sea para regulares e irregulares.
Por cierto, ¿quién parará a esos caballeros franceses ahora? ;OP

Me descuidaba... perfeccionar el reglamento es parte de la filosofía de la Fe ¿NO? XD

Juanjo dijo...

Maestro David,

En nuestra felicísima causa, el único y verdadero fin es la comunión con Él. Como devotos peregrinos, los senderos que deberemos recorrer son inexcrutables.

Esa es la primera Verdad que atacará el hereje.

David Cantó dijo...

Ya veremos. Tocar un reglamento es una cosa muy, muy delicada. Nunca saber qué efectos secundarios puedes obtener en áreas que no tenías previstas. Hay que ser cauteloso y no precipitarse.

Aun así, gracias por el apoyo, hijos míos :)

Erwin dijo...

Suscribo el apunte de Xavi,
mejorar los PIP irregulares puede estar bien, pero sin desequilibrarse con los Reg. que a fin de cuentas tienen un coste superior por alguna cosa.