sábado, 20 de noviembre de 2010

Jornadas de Alpha 2010. La mañana (1ª parte)

Otro año más celebramos el día grande de Alpha Ares. Y en esta ocasión, por primera vez, organizamos una competición de DBMM, juntamente con un escenario. El viernes por la tarde se llevó a cabo el traslado de mesas al espacio de les Cotxeres. Me pasé por allí para confirmar que todo estaba en orden. Cuando llegué, las mesas ya estaban colocadas.

La calidad de las imágenes es la nefasta de rigor para espacios abiertos, pero en fin, es lo que hay. Aquí el cartel oficial aun por colgar.

Y aquí la pancarta oficial de presentación.

A la mañana del día siguiente, todo estaba ya en marcha. A DBMM nos correspondía una hilera completa de mesas de extremo a extremo de la sala, justo a la entrada.

Y como no podía ser de otro modo, los montadores del escenario de Issos, Carlos, Toni y Pep, en plena acción.

Como siempre, el despliegue final era espectacular.

No hace falta decir que tendréis la crónica correspondiente de lo sucedido en la batalla en el blog de Carlos. Por otra parte, en un alarde de creatividad, en esta ocasión disponíamos de 3 carteles oficiales de presentación.

Gracias a Pep, que se encargó de diseñarlos, montarlos e imprimirlos. Todo un crack. Mientras el campeonato avanzaba, aproveché los interludios entre consultas y dudas para inmortalizar el ambientazo que había.

Juegos de todo tipo y calidad, pero en los que eran mayoría, con diferencia, eran los dedicados a miniaturas. Para visualizar mejor el aspecto general del evento decidí hacer una foto desde la ventana que se muestra en la imagen.

Con una cámara decente hubiera quedado bien, pero hay que conformarse con lo que se tiene, así que esto fue lo que obtuve.


Una pasada. Por lo menos llegamos a ser unas 300 personas en el momento de máxima afluencia. Aquí dejo algunas instantáneas de las mesas que podían verse. En este caso, minis de 28 mm de romanos tardíos.

Aquí en la misma escala pero napoleónicas.

Aquí un escenario de guerra civil española es escala de 10 mm.

Aquí un escenario de la segunda guerra mundial en 15 mm.

Aquí un juego interesante de batallas navales con modelos de escala 1:500.

Y en una esquina la imprescindible cantina, en la que poder reponer fuerzas.

Este año estaba ambientada en una cantina real del ejército alemán durante la segunda guerra mundial.

Quienes no querían o podía salir a comer, tenían aquí un rincón en el que tomar un respiro entre ofensiva y ofensiva. Al lado de la cantina, como no podía ser de otro modo, una recreación de material militar de la época.

Mientras los organizadores del escenario se vieron obligados a quedarse en las Cotxeres para vigilar las minis (lo siento, de verdad), los demás nos fuimos a comer. Aquí la foto de grupo.

Si sirve de compensación, el menú que nos sirvieron era barato, pero dejaba algo que desear. Una lástima. Así, por lo menos, todo tuvimos nuestro contrapunto del día. A la tarde, concluiríamos las jornadas.