sábado, 16 de enero de 2010

Increíble

Esta partida ha sido una de esas que hace replantearte tus creencias (es decir, tu ausencia de ellas) en lo sobrenatural. Me tocaba partida de liga contra Josep, de modo que, tras el mazazo de puntos dado por Xavi, decidí arriesgar y jugar sólo con 306, para ver si podía al menos seguirle, ya que empieza a despuntar como líder a batir del grupo medieval.

He aquí a mi contrincante, en pleno éxtasis recreativo, una vez completado el despliegue de sus condottieros.

Pues bien, el rostro de horror que debí mostrar al saber que me enfrentaba a una masa de 449 puntos debió ser antológico. Me quedé literalmente helado, y no por las gélidas temperaturas próximas a 0ºC del exterior. El planteamiento pasó a ser radicalmente distinto. De ir a cosechar una pléyade de puntos a rapiñar lo que buenamente pudiese.

De forma totalmente inesperada (y no lo digo por decir, honestamente), tres horas y media después, me alcé con una victoria totalmente inesperada. Fue un 22 a 3, que, con el bonus de diferencia de puntos, se convirtió en un 46 a 3. Hacía mucho tiempo, años, desde que jugaba a DBM antes de DBMM que no me había tenido que esforzar tanto en una partida.

Hubo dos jugadas clave que me dieron la victoria. Josep hizo estratégicamente lo que tenía que hacer, que era encerrarme en una esquina de la mesa para no permitirme maniobrar. Mi única opción era intentar distraerle para que rompiera sus líneas, se dispersase y se confiase por su superioridad numérica. Con ello miraría de destruirle suficientes caballeros como para que su moral se resintiera. En dos turnos casi consecutivos, pude conseguirlo al intentar él masacrar elementos dispersos de mi mando de caballería ligera. Ello le obligó a dispersarse él también, lo que permitió la destrucción de su comandante en jefe y de caballeros suficientes como para romperle uno de sus dos mandos gigantes de caballeros. Posteriormente, cayó otro mando de caballería ligera que no necesitaba tantas bajas para romperse y que no había tenido pips suficientes como para maniobrar contra mi desesperado enjambre de LH. Con dos mandos rotos, más algunas bajas dispersas de sus otros dos mandos, me fui con la victoria. Sencillamente increíble.

Vencí porque Josep se confió, la verdad. De haberse mantenido cohesionado y haber tenido un poco de paciencia, el tiempo corría a su favor, ya que yo estaba encajado contra la mesa y hubiera bastado que su rodillo de caballeros me arrollara. A mí me ha pasado eso mismo muchas veces. Ves la victoria tan fácil y cercana que rebajas la concentración. Llegué a estar tan angustiado al final de la partida por la presión que no he podido saborear la victoria hasta bien entrado el día siguiente.

Ciertamente he cosechado muchos y buenos puntos, pero después del segundo mazazo de Xavi, todo queda como estaba. Aquí están los resultados a fecha de hoy.

¡Cuánta presión, por Dios!

3 comentarios:

Juanjo dijo...

No deja de sorprenderme el arrojo con que los dos líderes del grupo medieval plantean sus enfrentamientos. David y Xavi están poniendo las cosas muy cuesta arriba al resto de participantes.

David Cantó dijo...

Bueno, tal y como yo lo ve, Xavi va a quedar primero de grupo, sin duda. De modo que la lucha está en ir a por la segunda plaza.

Nameless dijo...

De eso nada, a mi no me pongas presión, que voy primero porque llevo más partidas, nada más...

yo creo que la cosa ira muy competida, ya veremos, estoy cagaoooooooooo...