martes, 5 de mayo de 2009

El rival. Y segunda parte.

¡Ya lo creo que se decidió en el centro! De hecho, concentré tanta atención en el centro que no pude sacar todo el provecho que podía en las alas, especialmente en mi izquierda.

En el primer turno tuve suerte y pude avanzar de forma coordinada con mis dos bloques de infantería y los Caballeros polacos. El choque sería espectacular.

Toni no dudó un instante y se abalanzó contra toda mi línea. Sin duda, un choque espectacular.

Las consecuencias fueron premonitorias. Pierdo dos Caballeros (enfrentarse a Cv (S) y perder es tremendo) y retrocede la práctica totalidad de mi infantería. Sus Caballerías ni se despeinaron.

Y aquí comenzó un toma y daca que se alargó toda la partida. En mi turno cargué con todo de nuevo, incluyendo algunas Caballerías de mi ala izquierda.

Impresionante. No sólo perdí casi todos los combates, sino que sufro una baja. Su Caballería (S), nuevamente, se quedó impertérrita.

Ya llevábamos dos choques brutales ¡y no había perdido ni un solo elemento! Ahora era su turno otra vez.

Nueva derrota. Cuatro bajas y ni una sola victoria. Esto no iba bien.

¿Puede alguien imaginarse cuál fue mi respuesta?

¡Al fin primera sangre! Dos de sus temibles Caballerías (S) fueron barridas por mis aliados polacos. La infantería (¡toda ella!) salió rebotada nuevamente :(.

Para no aburrir al lector con una inacabable retahíla de cargas y contracargas frontales, me salto algunos turnos para ir ya directamente al desenlace. Retomo la partida en otro de sus terribles asaltos.

Tres bajas más y mi hoy incompetente infantería mordiendo el polvo.

Sólo en el extremo derecho de mi centro conseguí al fin un primer flanqueo a una de sus malditas Caballerías. Lo malo era que a estas alturas de la partida la cantidad de bajas sufridas había diezmado mis filas de Wb.

¡Al fin dos victorias consecutivas! Le maté la maldita Caballería y un par de sus Auxiliares. El gol del honor, vaya.

Curiosamente, en una racha de victorias concentrada en un solo turno, conseguí romper uno de sus mandos de Caballerías, pero para entonces mi infantería era ya sólo una sombra de lo que fue. No hay foto del momento de mi victoria parcial contra ellas, lo siento. Los dos mandos de Wb habían sido prácticamente barridos.

Una derrota aplastante, vaya.

Es realmente terrorífico enfrentarse con ejército como el mío a una muralla infranqueable como la suya. Sólo los Caballeros polacos tuvieron alguna opción y acabaron venciendo a sus oponentes, pero el resto de tropas sólo pudo limitarse a hacer de saco de boxeador. Muy aleccionador.

Su ejército es muy, muy duro y él sabe jugar excelentemente. Lo veo claro, Toni es el nuevo rival a batir en Alpha.

4 comentarios:

Nameless dijo...

¡A por él!!!!! ;OP

Erwin dijo...

Me ha encantado el aspecto general de la batalla porque ha parecido muy real, casi histórica.
A veces en DBMM una batalla con muchos flanqueos o maniobras extrañas deja de parecer verídica.
Esta es todo lo contrario. Casi se podía mascar el polvo y oír el estruendo de las tremendas cargas de caballería al chocar contra las líneas de fanáticos guerreros.
Un tremendo pulso de fuerza bruta, muy medieval, por la Virgen Santa de Kazán!!

David Cantó dijo...

Dímelo a mí, que me tuve que tragar todo ese polvo...:D

Anónimo dijo...

Potente, potente, si señor...
Las Cav(S) son algo a tener en cuenta para el futuro...

;)

Ricardo