sábado, 28 de noviembre de 2009

Ya soy padre

Contrariamente a lo que la publicidad y la moda nos imponen cada día, sea de forma subliminal o no, madurar, o lo que es lo mismo, el eufemismo empleado para referirnos a envejecer, puede ser maravilloso. Ahora que estoy en la recta de tribunas de camino hacia la meta de los 40 años, me veo obligado a admitir que nunca pensé que llegaría a afirmar ser padre me cambiaría tanto la vida. Y no me refiero a las inevitables noches en vela, a los cambios de pañales o a los lloros tan inesperados como aparentemente desesperados. Me refiero a dar un poco de tu vida para crear otra.

El pasado sábado asistí, orgulloso, al nacimiento del que está llamado a ser el referente de DBMM en Girona. Es el club CAWA. Si bien ya existían como grupo de aficionados a wargames desde hace tiempo, me atrevo a afirmar que el sábado pasado nació el núcleo de lo que, estoy convencido de ello, será el club más importante de jugadores de minis (y en concreto de DBMM) al norte de la Tordera. Uno de sus miembros destacados es nuestro compañero Jordi, participante en la anterior liga y jugador experimentado, que me invitó a conocer su club. No pude evitar rememorar el momento en el que conocí a Jordi hace ahora ya un año. Es increíble lo deprisa que pasa el tiempo, pero la realidad está ahí. Y esto es lo que vi.

Aquí podéis ver el Centre Cívic de Palau, en el que tienen cedido un espacio.


Como no puede ser de otro modo, mi mesa de demo para los interesados en aprender.

En el momento de máxima afluencia llegó a haber 4 personas interesadas. Fue maravilloso. En la mesa de al lado, El propio Jordi y Xavi, que muy amablemente me acompañó, jugaron una partida afull para deleite de los asistentes.

En una tercera mesa, tres miembros de CAWA recreaban la batalla de Dertosa, entre romanos y cartagineses.

Era maravilloso ver que sus dudas las dirigían a Jordi, y no a mí J. Sé que suena pedante, pero es la realidad que suelo encontrarme habitualmente cuando hay dudas en una partida en la que estoy presente.

Gracias a los ejércitos de papel, el empuje en el uso del juego es ya imparable. Aquí un par de detalles de romanos y cartagineses bidimensionales.


Y aquí una imagen general de los asistentes antes los últimos estertores del ejército cartaginés antes de su derrota final.

¡Cuánto placer! Había vuelto a una ciudad en la que estuve viviendo 10 años y de la que sigo enamorado (no descarto volver algún día) y había asistido al maravilloso momento del nacimiento de mi descendencia (lúdica, por el momento).

Estas cosas sólo las puedes apreciar a ciertas edades.

5 comentarios:

BrownieMan dijo...

Pues sí, qué gran goze ver que algo como una afición o una iniciativa crece y se consolida (sobretodo si es gracias a uno directa o indirectamente). Ah y felicidades por el crío; por lo aprecio de la segunda foto en conjunto debió pesar unos 630 kilos XD

Nameless dijo...

Creo que eran 666 kg jejeje

La semilla del diablo se estiende...

David Cantó dijo...

Ja, ja, ja XD. Bueno, ya sabes cómo somos los padres, yo lo veo de lo más esbelto :D

Álvaro dijo...

Papa, gracias por alumbrarme. de aquí a una semana me saldrán mis dientecitos de plomo por fin.

Erwin dijo...

Y vamos creciendo!
felicidades a todos.

Añado el enlace al club en mi blog.